Y tus propósitos ¿cómo van?

Siendo este artículo mi primero del año para el blog de Nevermind, quiero aprovechar para desearles a todos los Neverminders y a todos los que nos leen un 2014 lleno de éxitos tanto en lo personal como en lo profesional. Algunos de ustedes les podrá parecer un poco tarde para mis deseos. Después de todo, ya estamos a 28 de Enero y en tan sólo tres días se nos habrá acabado el mes. Aunque a decir verdad el tema de estar tarde es muy relativo. Les puedo apostar que no tardé yo más en desearles un feliz año nuevo que lo que tardaron muchos en romper o dejar sus propósitos para el 2014.

Si no me creen, ahí les van algunas estadisticas. Un estudio encontró que el 11% de las personas dejan sus propósitos y el 22% hacen trampa tan solo una semana después del año nuevo. Si bien no todas las personas hacen propósitos de año nuevo, otro estudio encontró que casi el 50% de todas las personas que si hacen las resoluciones las dejan antes incluso de empezar. Otro estudio de SocialVibe encontró que sólo el 28% de los que hacen las resoluciones realmente tienen éxito en mantenerlas, y el 46% nunca comienza. Y de acuerdo con la revista Forbes, el número es aun más pequeño. Tan solo el 8% de las personas tienen éxito en cumplir con sus propósitos.

Sin meternos mucho en el detalle de los números, una conclusión es obvia. El número de personas que realmente cumple con sus propósitos es muy poca. Esto nos obliga a la pregunta: ¿Qué es lo que hace que la mayoría de nosotros, a pesar de nuestras mejores intenciones, no podamos cumplir los propósitos o metas que nos fijamos? O dicho de otra manera: ¿Qué es lo que hacen los que si llegan a cumplir con sus propósitos?

Los propósitos típicamente están relacionados con un comportamiento o hábito que queremos cambiar. Cualquiera que sea, esto implica cambiar nuestro comportamiento, manera de hacer las cosas, actitud o todo lo anterior. Para nuestro cerebro el cambio es difícil y consume mucha energía. Dada la opción, el cerebro prefiere mantenerse en donde esta que hacer una esfuerzo para llevar a cambio un cambio significativo. Además de la tendencia natural de nuestro cerebro hacia permanecer en donde esta, nuestras estrategias rara vez funcionan, lo cual lo hace aun más difícil. Aquí les mando tres recomendaciones que les pueden ayudar a incrementar su porcentaje de éxito con sus propósitos.

Simplifica tus metas. Muchos usamos el nuevo año como una oportunidad para intentar transformaciones extremas – por enésima vez – ya sea personal o profesionalmente. La intención es buena, pero este enfoque está condenado al fracaso. En esencia, el reto puede ser tan grande que se vuelve psicológicamente desalentador y termina aun antes de empezar. Es mucho más efectivo establecer metas pequeñas y alcanzables durante todo el año, en lugar de una meta enorme que puede llegar a ser abrumadora. Si encuentras que el simple hecho de ver el propósito en tu lista te estresa, rómpelo en pedazos más pequeños.Reduce tu lista. Además de la complejidad del objetivo, muchos de nosotros nos ponemos demasiados objetivos. Iniciamos el año con grandes expectativas y sobrestimamos nuestra capacidad de ejecutar los nuevos propósitos. El problema es que la frustración tiene un efecto multiplicador. Cuando empiezas a fallar con uno de los propósitos, la desmotivación o frustración que eso te genera permean inmediatamente a los demás y se hace una reacción en cadena difícil de controlar. El número mágico para mi es uno. Si, un solo propósito para el año, y siguiendo la recomendación del punto anterior, dividido en muchos objetivos o metas más pequeñas.Involucra a los demás. Charles Duhhig, autor del libro The Power of Habit dice que “Para la mayoría de la gente que hace cambios significativos en su vida, no hay momentos seminales o desastres que alteraron sus vidas. Simplemente una comunidad que hace el cambio creíble”. Y es muy cierto. Reunir una comunidad que conozca y te apoye con tus propósitos incrementa significativamente la probabilidad de que los logres. El famoso “apoyo moral” es mucho más importante de lo que creemos ya que por nuestra naturaleza social tendemos a apoyar a los demás, inclusive antes que a nosotros mismos.

Si las estadísticas no se equivocan, la mayoría de los que ahora leen este mensaje ya habrán hecho trampa en sus propósitos o los habrán abandonado por completo. Amigos de la comunidad de las industrias creativas y todos los que están leyendo esto, quiero animarlos a que no se den por vencidos. Retomen uno de sus propósitos y aplíquenle estas tres simples sugerencias. Yo voy a hacer lo mismo. Y de acuerdo con la tercer sugerencia, hoy buscaré en Nevermind a algunos que crean en mi para ayudarme a conseguir mis propósitos. Éxito a todos.

Patricio Ramal | NEVERMIND

3 vistas
Av. Unión 48,
Ladrón de Guevara 44600,
Guadalajara, Jalisco
+52 (33) 1204-8702
  • Facebook
  • Instagram
  • Linkedin
Lunes - Viernes
8:30 am - 8:00 pm
Sábado 
9:00 am - 2:00 pm
© 2019 All Rights reserved-nevermind.mx | Aviso de Privacidad